El otoño y las flores

Hoy se acaba el verano y comienza el otoño, así, a la chita callando y sin que nos enteremos. En unos pocos días, una primera hoja se soltará de su rama y planeará hasta caer al suelo. Y a esa hoja le seguirán todas las demás hasta que no quede ninguna en los árboles.

Esto sucederá porque pronto tendremos menos horas de luz y los suelos se enfriarán o incluso se helarán, y los árboles, al no poder captar todos los nutrientes para mantenerse como están, sacrificarán su hojas y se dormirán plácidamente hasta la llegada de la próxima primavera.

Sin embargo, esto no ocurre para todos los árboles ni para todas las plantas, pues algunas florecen, precisamente, en otoño. El crisantemo, por ejemplo, pone color a esta estación en la que el color parece extinguirse de los jardines y parques. O la zinnia, que cuanto más frío hace, más luce. También la anémona, que recibe el día “abriéndose de pétalos” y los cierra durante la noche. ¿Y los tulipanes? La flor más romántica y colorida del otoño. Si eres amante de la jardinería, en otoño, no te prives, es una estación magnífica para lucir un jardín o terraza llenos de encanto y magia otoñal.

Además, el otoño es el momento idóneo para llevar a cabo una serie de tareas para ayudar a algunas plantas a superar la época fría. Es precisamente ahora cuando debes podar todos tus arbustos y árboles o trasplantarlos si es necesario. También conviene que le des un buen repaso al seto para que no acumule humedad, y no te olvides de recoger bien las hojas después. De lo contrario, si no recibe sol y agua, podría llegar a pudrirse.

El otoño, con toda su sutileza, es una época del año muy especial para las plantas, árboles y flores, no te quedes sin descubrirlo.

Ygnacio Guillén

Ygnacio Guillén

Dejar un comentario